Asomevenar Una alternativa Para la Salud En Argentina

Administracion agosto 25, 2019 0 Comments

El éxodo de 1000 médicos venezolanos hacia la Argentina, un salvavidas para los hospitales más pobres del interior

 

Una bendición
En 2017 en la Argentina se ofrecieron 2969 cargos médicos, pero solo se cubrieron 1036. Poco más de un tercio. Había un número estable de nuevos graduados en el país, pero las residencias no lograban cubrir las vacantes.

La distribución de profesionales de la salud estaba concentrada en la ciudad de Buenos Aires, mientras que las provincias con la tasa más baja de médicos por habitante eran -y aún son- Santiago del Estero, Misiones, Formosa y Chaco.

“Muchos de esos cargos en el interior empezaron a ser demandados por nosotros, pero antes necesitábamos la validación”, dice Villalobos.

En febrero de 2018, Venezuela ingresó al grupo de países con los que la Argentina tiene un convenio para el reconocimiento de títulos académicos. “Los médicos venezolanos pudimos empezar los papeles para incorporarnos en el sistema de salud argentino”, cuenta Briceño.

Desde entonces -según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM)- de los 145.000 venezolanos que residían en el país hace dos años, 593 son médicos y ya cuentan con licencia para ejercer. Hay un 26% de psicólogos, 20% de médicos clínicos, 20% de odontólogos y un 18% enfermeros. En todos los casos, la mayoría son mujeres.

“Hoy hay otros 600 médicos venezolanos en el país que pronto recibirán su convalidación”, dice Villalobos.

En el Sur
En mayo de 2018 todas las provincias decidieron incorporar médicos venezolanos en sus centros de salud, y las propias autoridades eran quienes convocaban a cubrir los puestos.

Las primeras en ofrecer oportunidades fueron Río Negro, Tierra del Fuego y Chubut.

En Chubut, la cantidad de médicos es menor que en centros asistenciales similares a los del centro del país. Trabajan con menos profesionales, pero su dedicación horaria es mayor y el salario suele ser más alto que en otros distritos.

Luz Urdaneta es médica anestesista, tiene 50 años y llegó de la ciudad de Bolivar, Venezuela, en junio de 2018.

“Chubut es lindo, pero aquí hace mucho frío”, dice.

Luz trabaja en el Hospital Rural de Sarmiento. Llegó hasta allí por una convocatoria del Ministerio de Salud, luego de convalidar su título de la Universidad de Oriente, con el que ejerció durante 21 años.

 

 

“Había escuchado que se tardaba mucho tiempo, pero empecé los trámites ni bien llegué porque quería seguir con mi actividad”, cuenta Luz.

Urdaneta tuvo que esperar seis meses hasta tener su licencia. Mientras tanto trabajó como cosmetóloga en un local de la porteña avenida Corrientes.

En el Hospital de Sarmiento hay 15 médicos y 14 enfermeras. Ella está acompañada por otra colega venezolana, ginecóloga. “Somos pocos, pero todo funciona muy bien y los pacientes tienen muchos beneficios. Nada que comparar con Venezuela. Yo me fui luego de pasarme del sector público al privado. No teníamos ni jeringas”, cuenta.

En Sarmiento, Urdaneta vive con su esposo y su hijo en una casa que le otorgó el Estado. Trabaja seis horas todos los días, atiende consultas y dice que “el sueldo es muy bueno”.

En el Conurbano
Yang Álvarez llegó de San Francisco de Miranda, Venezuela, el 12 de agosto de 2017. Es médico, aunque en sus primeros meses en Buenos Aires lavó copas y atendió un quiosco.

“Pensé que iba a estar muchos años así, pero conocí un médico que hacía guardia en un hospital de Moreno. Un día fui, me tomaron de pasante e inicié mi convalidación para poder atender pacientes”.

Tiene 29 años y ahora atiende en la guardia del Hospital Mariano y Luciano de la Vega delpartido de Moreno. Solo va los martes y cada tanto recibe consultas por guardia externa.

 

 

“Hoy vivo de la medicina. Me alcanza para comer, pagar mi alquiler y enviarle dinero a mi papá y mi mamá, que viven en el estado de Falcón”, cuenta.

Según Álvarez,la crisis de salud en Venezuela se agudizó en 2015. “Yo estaba haciendo un posgrado en cirugía y no teníamos agujas. El sueldo como residente era muy bajo, solo de cuatro dólares. Los pacientes se nos morían en los brazos. Me llené de impotencia y me fui”.

En Moreno, reconoce Yang, llegan demasiados pacientes para la capacidad física del hospital, aunque destaca que “el sistema de salud se desenvuelve muy bien, con el material médico necesario y buen personal”.

En el Norte
Jujuy tiene una tasa de dos médicos cada mil habitantes. Esta cifra se encuentra muy por debajo de la media nacional, según el Observatorio Federal de Recursos Humanos en Salud.

Hasta ahora, allí se radicaron de manera voluntaria 25 profesionales de la salud venezolanos. En algunos casos les dieron una casa y un auto para llegar hasta los campos de difícil acceso.

Willmer Bracho es médico especialista en estética. “Y además soy profesor universitario. Bah, era profesor universitario. Daba clases en la ciudad de Punto Fijo, sobre la costa venezolana”.

Bracho fue uno de los primeros tres médicos venezolanos que lograron la convalidación de su título. Antes de eso se las rebuscó cuidando a un paciente con Parkinson, fue chofer, cocinero, paseó perros y entregó pizzas en bicicleta.

Lleva un año en la Argentina y atiende en una sala de salud del barrio Antártida, en las afueras de Palpalá, Jujuy. “Es un lindo sitio, las calles son de tierra y la gente aquí es muy amable”, dice.

El barrio le hace acordar a su ciudad: “Mi familia es humilde, mi madre es campesina. Yo me crié con mucho sacrificio y los consultorios de salud se convirtieron en mi segunda casa cuando empecé a estudiar”.

Bracho recuerda que en sus primeros años de profesión, a finales de 1990, el nivel de atención médica de Venezuela “era de excelencia”, pero con la reelección del presidente Hugo Chávez, en 2008, “todo empezó a empeorar de manera gradual”.

“En 2010 los posgrados se vaciaron porque no había quienes concursarán por los malos sueldos. Y en 2014 nos golpeó la falta de insumos”, dice.

El médico cuenta que decidió irse del país cuando sus pacientes empezaron a morirse porque no podían pagar un tratamiento. “Llegue a darles dinero de mi bolsillo para sus medicinas. Pero llegó un momento en donde no resistí el dolor, más allá de que estemos formados para tener que soportarlo”.

Bracho asegura que no se puede comparar Venezuela con la Argentina. “Es una grosería decir que aquí están peor. Es una falta de respeto. A mí no me engañan. En Venezuela se me murió un paciente que aquí pude haber curado. Eso no se olvida más”.

El 50% de los venezolanos son graduados
El año pasado, la Dirección Nacional de Migraciones entregó 60.687 radicaciones temporarias y 9.844 permanentes a ciudadanos venezolanos.

Según un relevamiento de la OIM, la mitad de ellos declaró ser universitario, en muchos casos incluso con posgrados.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

https://www.lanacion.com.ar/sociedad/el-exodo-1000-medicos-venezolanos-argentina-salvavidas-nid2280046

 

AboutAdministracion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *